Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.

Venus de Brassempouy

Nuevo

Réplica de la venus de Brassempouy (4 x 2.5 x 2.7 cm)

Más detalles

9,92 €

Información

Réplica en resina de la venus de Brassempouy
La venus de Brassempouy es una cabecita femenina de 3,5 cm de longitud tallada en marfil de mamut, datada entre 26 y 24.000 años (Gravetiense, Paleolítico Superior) por su asociación con buriles de Noailles.
Fue descubierta por Edouard Piette en 1894 en la Cueva del Papa (Landas francesas), después de una lamentable excavación colectiva organizada en 1892 para amenizar el Congreso de la Asociación Francesa para el Progreso de las Ciencias:

"..cada uno de los asistentes eligió un lugar para ejecutar su particular razzia prehistórica. Cada cual trabajó para su propio interés y para su colección particular. Apareción figurillas humanas, usos...".

Se ha pensado, generalmente sin pruebas, que pudo estar pintada. En la cabeza presenta una especie de capucha, de ahí su denominación incial, dama de la capucha o capercuita, o quizá un simple peinado. Vista posterior y lateral (Donsmaps). Pertenece al grupo de venus Pirenaico-Aquitano (según H. Delporte, 1979). En Brassempouy aparecieron además otras venus y figuritas, todas asociadas a una estratigrafía imprecisa (Dons Maps)
Algunos investigadores dudan de su autenticidad, ya que las excavaciones que se realizaron en la época no fueron demasiado rigurosas y los excavadores eran pagados en base a los hallazgos que realizaban.
Esta cabecita inspiró algunos de los motivos simbólicos de la famosa serie de novelas de Jean Auel, "El clan del oso cavernario".

Opcionalmente puedes añadir a tu compra un marco con film transparente para la exposición de la pieza (medidas en 9 x 9 y 11 x 11 cm).

Venus paleolíticas
Las venus son figuras femeninas de entre 5 y 25 cm, elaboradas en marfil, hueso, asta, arcilla o piedra, en las que los atributos femeninos se acentúan de manera especial, restando importancia a otras partes del cuerpo como brazos, piernas y cara (salvo excepciones). También existen ejemplares estilizados pero en número muy inferior. Hasta la fecha se han localizado más de cien. No se han encontrado en la Península Ibérica, salvo las dudosas referencias de La Pileta, El Pendo o Ardales. Comenzaron a fabricarse en el paleolítico superior, fundamentalmente durante el gravetiense, hace 30.000 años. Algunas piezas (no sin cierta controversia), se sitúan en el paleolítico inferior con cronologías cercanas a los 250.000 (Tan-Tan, Bednarik y Berekhat Ram, Antiquity).

Si bien este tipo de estatuillas paleolíticas o venus, ha sido objeto de todo tipo de elucubraciones mágico religiosas, estereotipos de belleza, diosas madre, fecundidad, etc, la evidencia nos dice que algunas reflejan hipertrofia del tejido adiposo localizada fundamentalmente en las nalgas (esteatopigia), otras son simplemente obesas, grávidas (embarazadas) y algunas incluso nada, y que sin duda debieron jugar un rol social muy importante (se encuentran desde los Pirineos hasta Siberia, aunque el 95% de los hallazgos se encuentran en la Europa media). Las venus de Europa central y occidental se aproximan claramente a un canon de obesidad, pero según nos deplazamos hacia el este se hacen más delgadas y presentan diferentes ornamentaciones. El significado es muy diverso (Journal of Anthropology, 2011), representaciones reales, de antepasados, sacerdotisas y chamanes, fetiches, magas y curanderas incluso simples muñequitas. Su desnudez, ausencia de expresión y atributos sexuales marcados son sin duda algo intencionado. Desde un punto de vista clínico existe un evidente relación entre adiposidad y gravidez (relativo al embarazo), por lo que quizá en estos caracteres radique su significación (abundancia y fecundidad). Sin embargo, no parece que los grupos del paleolítico superior hayan tenido que sufrir crisis de alimentación. Por otro lado, desde el punto de vista demográfico, la elevada tasa de mortalidad infantil quizá exigiera mantener una tasa de natalidad también elevada, con lo que las mujeres de rasgos anatómicos abundantes podrían haber sido consideradas como prototipos de madres, en un contexto en el que la supervivencia del grupo era algo vital (Sexo en Piedra, J. Angulo, M. García. 2005).

© Paleomanias

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Venus de Brassempouy

Venus de Brassempouy

Réplica de la venus de Brassempouy (4 x 2.5 x 2.7 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados