Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.

Hoz neolítica 1

PLICP001

Nuevo

Réplica de hoz neolítica (37 X 3 X 3 cm)

Más detalles

34,71 €

Información

Réplica en resina de hoz neolítica.
Réplica de la hoz neolitica de mango curvado y distribución longitudinal de laminitas.

Cronología y morfología de las hoces neolíticas
La hoz neolítica es un vástago principalmente de madera con morfología recta, recurvada o acodada, en el que se insertan elementos líticos (generalmente de sílex), bien de forma diagonal (como las hoces de una sola lámina de Egolzwil o La Draga en madera de saúco, o la de Costamar elaborada en asta de ciervo -Antiquity-), o a lo largo de una ranura longitudinal practicada en el mismo vástago (hoces de una lámina de Auvernier-Port y de laminitas o pequeñas lascas que pueden estar o no retocadas y con el borde dentado como la de la Cueva de los Murciélagos (Complutum 11, 2000), Karenovo, las hoces de los grupos de cerámica de bandas, o la hoz de la Edad del Bronce de Más de Menente; ver Lucentum).
La sección que permanece intacta se denomina mango. Claro que ese enmangue de madera (aunque también los hay de asta (ver arriba ejemplo de Costamar en Castellón), hueso incluso de piedra) casi nunca se conserva, con lo que en la mayoría de los casos la hoz se identifica por el desgaste y el "lustre" que permanece en los bordes de las piezas líticas (o elementos de hoz) resultado de la labor de siega.

Si bien las hoces más antiguas de la península rondan el VI milenio a.C (Neolithic Network 2012), en el sudeste asiático están presentes hace más de 12.800 años desde el Natufiense (Journal of archaeological Science 2010). Algunos ejemplos se han conservado incluso con el adhesivo (Mehrgarth, Pakistan, 5300 a.C, Nahal Hemar, Israel (otra imagen), o una hoz en Ankara, 3400a.C, en mango de madera y restos de bitumen.

La hoz es un objeto vinculado a la siega de vegetales (cereales y forrajeras). Existen numerosos estudios que han reproducido de forma experimental el proceso de siega con hoces (Préhistoires Méditerranéennes, Guibaja, 2002, Arqueología y Territorio, 2013), estudios que nos informan del tipo de planta cortada (Monographie de CRA, 1992), la disposición de los elementos líticos incluso a qué altura se cortaba la hierba.

Los primeros adhesivos
En el yacimiento sudafricano de Diepkloof, hace 60.000 años (Journal of Archaeological Science, 2013) se hallaron residuos de resina mezclada con polvo de hueso y sílice para enmangue lateral de láminas. También en África, en Sidubu (Chicago Journals, 2010), se encontraron restos de adhesivos para enmangues, estando la resina mezclada con ocre. Además de la resina se usó el bitúmen entre los neandertales del próximo Oriente hace 70.000 años (Umm el Tlel, Antiquity, 2008, Nature 1996) y europeos (cueva rumana de Gura Cheii-Rasnov, 33.000 años, Journal of Archaeological Science, 2012, reconstrucción). Pero parece que antes de usar el bitúmen ya se usaba la brea de abedulSu uso está documentado hace 125.000 años en Inden Altdorf, Alemania (Journal of archaeological Science, 2011), y existe una referencia aún más antigua (cerca de 200.000 años) en Campitello, Italia (Journal of archaeological Science 2006), donde se encontraron dos piezas de sílex con la brea todavía adherida. En cualquier caso, el estudio de las huellas de uso (traceología), es el mejor aliado de la arqueología para conocer la funcionalidad y el tipo de enmangue de las herramientas prehistóricas (ver Le Main et L'outil, CNRS, 1984).

© Paleomanias

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Hoz neolítica 1

Hoz neolítica 1

Réplica de hoz neolítica (37 X 3 X 3 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...