Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.

Cuchillo calcolítico 1

PLICP011

Nuevo

Réplica de cuchillo neolítico (15 x 2 x 1.7 cm)

Más detalles

16,53 €

Información

Réplica en resina de cuchillo calcolítico - abrecartas
Pequeño cuchillo elaborado completamente en resina (hojita y mango), inspirado en modelos del neolítico final e inicios del calcolítico del grupo de Auvernier-La Saunerie (Saône-Rhône, Francia), donde apareció un pequeño cuchillo con el mango elaborado en asta de ciervo y la hoja bifacial enmangada con brea de abedul. Cerca de 16 cm de longitud.

Los primeros cuchillos
Tal y como los conocemos hoy en día (una hoja afilada sobre lámina insertada en un mango), aparecen fundamentalmente a partir del neolítico y el calcolítico. Con anterioridad y desde el paleolítico inferior, cualquier lasca o lámina con filos cortantes podría haber cumplido esta sencilla función de corte. F. Bordes definió por primera vez en su famosa tipología lítica el "cuchillo de dorso", una simple lasca que presentaba un filo cortante opuesto a una zona acondicionada por retoque (cuchillo de dorso abatido) o por córtex natural (cuchillo de dorso natural). Este tipo de cuchillos se encuentran igualmente en el paleolítico medio (con una variante regional de cuchillos de dorso bifaciales o Keilmesser en Europa central), y sobre lámina desde el Chatelperroniense y en el Paleolítico Superior (láminas de dorso abatido). Tantos los cuchillos (o puntas) de Chatelperrón como las láminas de dorso abatido seguramente fueron enmangadas.
En el neolítico se siguen utilizando la mismas herramientas con enmangues sencillos y adhesivos (la brea de abedul se utilizó incluso para reparar cerámicas e impermeabilizar recipientes). Un modelo de enmangue corto para pequeñas láminas es el del yacimiento lacustre de Montilier (Suiza).
Es entonces cuando añadimos al repertorio lítico los puñales. Con mangos elaborados en madera, asta o fibras vegetales, se confeccionan a partir de grandes láminas obtenidas mediante percusión indirecta procedentes de los denominados "núcleos de libra de mantequilla" o núcleos de mantequilla (Henri 1906 y Fréon 1936 BSPF). Son célebres los del neolítico reciente de Grand Pressigny (Francia) cuyas grandes láminas para cuchillos aparecen incluso en Holanda. Puñales de Charavines, puñal de Salisons (Hérault), La Gare à Puy-de-Serre, Mervent (Gvep 2003), Ferrusac, puñal de Chalaine, L'Oise, modelos que continuan durante el calcolítico (puñal de Otzi), el predinástico egipcio (ver reconstrucción) y que serán posterioremente imitados en metal (puñal de Saint Blaise), o ya, a comienzos de la Edad del Bronce, las dagas danesas del norte de Europa.
Uno de los puñales más conocido del calcolítico peninsular es de Montelírio (Valencina de la Concepción) en cristal de roca con enmangue de marfil (European Journal of Archaeology 2013).

Los primeros enmangues
Desde momentos muy tempranos el ser humano intentaría enmangar las herramientas para optimizar su funcionalidad. Lo más probable es que los primeros enmangues se elaboraran en madera o hueso. Existen claras evidencias del uso de la madera desde el paleolítico inferior. En el yacimiento alemán de Schönningen (400.000 años), se hallaron al menos 8 lanzas de madera donde un fragmento presentaba horquillas en ambos extremos, quizá para enmangar algún objeto. A partir de este momento existe un gran vacío hasta el Epipaleolítico y mesolítico (11.000 años), momento en el que los enmangues son más corrientes, especialmente a partir del neolítico. En ausencia de objetos la arqueología dispone afortunadamente de dos importantes recursos: (1) los restos de adhesivos para enmangues (los ejemplos de DiepkloofSidubu Umm el TlelCheii-RasnovInden Altdorf o Campitello, por citar algunos ejemplos), y sobre todo (2) el estudio de las huellas de uso que han quedado en las piezas, que permiten aproximarse a la funcionalidad y el tipo de enmangue de las herramientas prehistóricas (ver Le Main et L'outil, CNRS, 1984).

© Paleomanias

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Cuchillo calcolítico 1

Cuchillo calcolítico 1

Réplica de cuchillo neolítico (15 x 2 x 1.7 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...