Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.
Resuelve tus dudas por WhatsApp

Buscar en el blog

KIT DE EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA

Categorías : OBJETOS

Si has adquirido o estás pensando en adquirir el Kit de excavación (actualmente (1) de paleolítico y (2) prehistoria reciente), te comentamos que en la web tienes a tu disposición varios recursos con los que sacar más partido a este producto.

Pero antes de explicar cómo optimizar el uso del kit, queremos agradecer los numerosos correos que hemos recibido de los usuarios que lo han adquirido y usado, algo que nos permitirá hacer un producto cada vez mejor y más adaptado a las necesidades del docente. Dicho lo cual, ¡¡vayamos al grano!!

(1) El primer paso en el proceso de recuperación de restos es la excavación arqueológica. Deposita las piezas de nuestros kits de excavación en un cajón o en el suelo cubiertas con tierra, o en el jardín o patio del colegio o casa, enterrándolas unos pocos cm (no más de 5 es lo ideal para que el proceso de extracción no se alargue). ¡Ya podemos empezar a excavar! y pasar al punto siguiente (2). Pero si decides que puedes complicar un poco más las cosas (alumnos de ciclos superiores de EPO o primer ciclo de ESO), puedes montar un ¡sistema de cuadrículas!. A esta fase la podríamos denominar "localización". 
Cuando los profesionales realizamos excavaciones arqueológicas utilizamos un sistema de referencia espacial para que quede claro dónde y cómo aparecieron las piezas. Para ello utilizamos un sistema de cuadrículas X, Y, Z, dónde la Y es el eje de ordenadas, X de abcisas y Z la profundidad (este último se puede obviar en nuestra excavación simulada). Para que este sistema "funcione" primero debe definir el punto 0,0 de referencia (X e Y=0), y establecer un intervalo de medición en ambos ejes X e Y. Al hacerlo, tendremos un sistema de cuadrículas. Lo normal es hacer cada cuadrícula de 1 x 1 metro, pero en nuestra excavación simulada lo podemos hacer más grande o más pequeño según nos convenga. Además podemos crear "cortes" o "cuadros", o segmentos de cuadrícula que identificaremos con letras y números. En las siguientes imágenes lo podemos ver mejor (pinche con el ratón para aumentar).

(1.1) Definimos el punto 0,0. (1.2) Marcamos intervalos de 10 cm (más adecuado), numeramos el eje X y con letras, el Y (o al revés, no importa). (1.3) Podemos establecer un Norte (ejes cardinales para situar la orientación de cada objeto) y añadir campos como "Nombre del Excavador o excavadora, fecha, etc.

Ya tenemos nuestra cuadrícula montada pero, ¿qué tal si añadimos algo más?

(1.4) Estos son los campos que se suelen añadir a una ficha de cuadrícula. En ellos se detalla el nº de la pieza (el mismo que luego pondremos en la etiqueta de la bolsa donde la guardemos), de forma simplificada, el cuadro en el que aparece (y si queremos ponérselo más interesante al alumno, el binomio (X,Y) que corresponda, es decir, su medición en el eje XY respecto al 0, de manera que si una pieza aparece en la esquina inferior izquierda deberemos anotar (A1) o (0,0). El segundo sistema es un ejercicio interesante si los alumnos están trabajando con gráficas de abcisas y ordenadas. Para no complicar el proceso, bastara con tomar las medidas (X,Y), en el centro de la pieza (en una excavación real, si la pieza es grande, se toman varios pares de medidas). El campo "Materia" hace referencia a la materia prima de la pieza (de la original claro, en nuestro kit todo son réplicas). El resto de los campos son mediciones del objeto. (1.5) Los códigos de color los usamos para ver "de un vistazo" lo que hay. Esos códigos son así por convención (podríamos añadir vidrio, etc).

¡Vale! Veamos a continuación cómo queda nuestra representación en la ficha, que podéis descargar en este enlace.

(1.6) En esta imagen vemos cómo queda nuestra ficha. Cada alumno puede hacer la suya, independientemente del número de piezas que encuentre. Ahí, dependiendo de la edad, podemos valorar el dibujo (destreza manual), la medición (aritmética y espacial), etc. Un ejercicio en definitiva interesante para que la actividad tenga la duración que el docente considere oportuno.

En arqueología hay especialistas que analizan en detalle la distribución del material. La disciplina asociada se denomina "arqueología espacial", y es muy útil para interpretar el yacimiento (si ha sufrido alteraciones posteriores, reconocer áreas funcionales o explicar porqué un determinado objeto aparece en un sitio y no en otro, por ejemplo, una herramienta de corte al lado del resto de un animal). Por cierto, los fragmentos que pertenecen a una misma pieza, se unen en la ficha de cuadrícula mediante líneas. Cuando esto ocurre decimos que tenemos un "remontaje", y generalmente es señal de que el yacimiento no ha sufrido muchas alteraciones.

Como decíamos al principio y, dependiendo de la edad, esta parte nos la podemos saltar, y pasar directamente a la siguiente fase, la clasificación.

(2) En las excavaciones reales, a veces un pequeño fragmento de cerámica con decoración, un trocito de borde o una diminuta astilla de hueso permiten al investigador adivinar a qué objeto pertenece, de qué pieza se trata e incluso la antigüedad relativa. Primera sugerencia, imprima la imagen de la ficha de cada kit de excavación (en la ficha de producto), y reparta algunas entre los alumnos. Durante el proceso de excavación, podrán, gracias a la ficha, identificar la pieza incluso si lo que encuentran es un fragmento. De hecho, nuestros kits de excavación presentan objetos fragmentados a propósito. Sí, porque de esa manera, el alumno debe hacer el esfuerzo y ponerse en el "pellejo" del arqueólogo cuando se encuentra un resto fragmentado (que es casi siempre). En una excavación, la clasificación es el siguiente paso una vez que la pieza ha sido extraída, localizada, lavada y, si es necesario, consolidada o restaurada.

kit excavacion simulada
(2.1) Muchos de los objetos de nuestros kits de excavación aparecen fragmentados para simular las dificultades de clasificación que se encuentran arqueólogas y arqueólogos durante el proceso de interpretación de los restos. Algunos usuarios nos han comentado que han fragmentado en más trozos algunas piezas, tanto para aumentar el número de objetos como para proponer ese reto de clasificación a los alumnos y alumnas.

Para clasificar las piezas, ponemos a tu disposición "manuales informativos" en PDF al final de la ficha de producto.

Por favor, inicie sesión para calificar este artículo

Share

Añadir un comentario

 (con http://)