Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.
Resuelve tus dudas por WhatsApp
Yesca para fuego. Hongo yesquero Ver más grande

Yesca para fuego. Hongo yesquero

CONFU001

Nuevo

Yesca. Hongo yesquero (30 x 20 x 10 cm)

Más detalles

8,26 €

Información

Hongo yesquero
El Fomens fomentarius es un hongo leñoso de la familia de los políporos, de color blanquecino-gisáceo y forma abultada que nos recuerda el casco de un caballo. Primero parasita el tronco del árbol y luego lo descompone, por lo que es habitual verlo proliferar en troncos secos. La etimología de su nombre proviene del latín fomes (lo que alimenta, provoca o fomenta una llama).
Además de como elemento textil para sombreros y chalecos, se utiliza como desodorante, colorante, secante (ocasionalmente se utiliza en la pesca con mosca para secar los señuelos), incluso hay mascarillas¡¡ Se utiliza la parte esponjosa interior (1-2), de color anaranjado, se utiliza como iniciador del fuego, captando fácilmente una chispa y produciendo una brasa. De hecho, está íntimamente ligado a la producción del fuego por percusión con bisulfuros de hierro (marcasita y pirita).
Las evidencias directas contrastadas de presencia de este hongo en yacimientos arqueológicos nos llevan al yacimiento paleolítico de Endlingen (Alemania, 11500 años). A medida que avanza la prehistoria aumentan los casos aunque siempre muy aislados (fundamentalmente yacimientos lacustres y turberas). El espectacular hallazgo de un individuo congelado en un glaciar (Otzi), facilitó evidencias de su uso como iniciador del fuego a principios de la Edad del Cobre.

Se incluyen dos láminas de hongo (o equivalente). Recomendamos golpearlas con un objeto romo para ablandar la fibra. Para facilitar el encendido, raspa con una navajita o laminita de sílex la parte más coriácea (menos esponjosa), depositando esas fibras sobre un fragmento esponjoso. Apunta bien y justo ahí, es donde deberán caer las chispas que se obtienen por percusión o fricción longitudinal de la marcasita o pirita.
En el ámbito tradicional, las láminas de hongo se cuecen en agua con abundante ceniza par facilitar la ignición. También con nitrato de potasio o con salitre.

Reseñas

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados