Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.
Resuelve tus dudas por WhatsApp

Bocado de Cancho Roano

PLIM008

Nuevo

Bocado de Cancho Roano (12 x 8 x 0.5 cm)
Ref. Br 859

Más detalles

Este producto ya no está disponible

24,79 €

Información

Bocado de Cancho Roano
Réplica en resina sobre peana en piedra artificial (puede variar en color y morfología) de la cama lateral de un bocado de caballo (embocadura) procedente del yacimiento tartésico de Cancho Roano (Badajoz). S. V a.C. Original en Bronce. Museo Arqueológico de Badajoz.

La embocadura es un tipo de arreo que se coloca en la boca del caballo para dirigirlo y controlarlo. Las más antiguas documentadas en la Península Ibérica se fechan en torno al siglo VII a.C. En Cataluña (poblado de La Ferradura en Ulldecona, Tarragona), se han encontrado embocaduras sencillas de tipo "filete rígido", un simple vástago con anillas en los extremos para sujetar las riendas, que hace presión en la lengua y la comisura de los labios (ver ejemplo actual en Mitiendahípica). Las embocaduras orientalizantes de cronología similar halladas en Extremadura y Andalucía, presentan filetes articulados (dos cañones) y placas laterales, como las halladas en la sepultura 17 de la necrópolis de La Joya (Huelva), o en Úbeda La Vieja (CuPAUAM 18-1991), probablemente asociadas a carros funerarios (F. Quesada 2005). En el yacimiento de Cancho Roano (Badajoz), en torno al S.V a.C o quizá antes (fase B del yacimiento, S.VI a.C), se hallaron algunas camas laterales de bocado, como la que presentamos aquí, consistente en una placa calada con un despotes hipoon (figura humana bifronte y dos prótomos de caballo), que debió actuar como pasarriendas (ver posible colocación según F. Quesada en Gladius XXV, 2005), también seguramente asociada a un carro ceremonial. Todo parece indicar que, frente a los bocados sencillos y funcionales posteriores de la segunda Edad del hierro, se trata de un objeto más ornamental que funcional asociado a una divinidad protectora de los caballos (culto a los caballos), muy corriente en todo el Mediterráneo (Quesada p.116, 2005), y especialmente relevante en yacimientos como los de Cancho Roano o El Turuñelo. Esta figura con caballos enfrentados, tambien denominada "el domador de caballos" o Despotes hippon, se encuentra en numerosos relieves ibéricos cuya cronología oscila entre los siglos V al III a.C (Marín y Ceballos en CPAC 18, 1997) si bien, tiene su origen en el Despotes theron o "señor de los animales", ya presente en Mesopotamisa o el predinástico egipcio del IV milenio, y que mantiene el mismo esquema de un personaje en medio de dos animales enfrentados. Este personaje se trata sin duda de un dios, un semidios o un héroe, que sirve de modelo o referente ejemplar, para actividades humanas concretas, en este caso, un "domador decaballos divino o primordial" en un contexto en el que el caballo alcanzó tanta importancia.

Según Martín Almagro-Gorbea, la Península Ibérica, de la misma forma que ocurrió en otros lugares, participó del proceso de mitificación del caballo asociado a la formación de una nueva clase aristocrática ecuestre que agrupará, sobre todo a partir del siglo V a.C, el poder económico y político. Para fundamentar ideológicamente su poder, asimilarán y transformarán los mitos de otras élites ecuestres (Gladius XXV, 2005)

Reseñas

Escribe tu opinión

Bocado de Cancho Roano

Bocado de Cancho Roano

Bocado de Cancho Roano (12 x 8 x 0.5 cm)
Ref. Br 859

Escribe tu opinión

Productos relacionados