Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.
Resuelve tus dudas por WhatsApp
Kit de hilado Ver más grande

Kit de hilado

DIDAK017

Nuevo

Kit de hilado (20 x 4 cm)

Más detalles

1 Elemento

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

12,40 €

Información

Kit de hilado
Conjunto formado por un husillo, fusayola y bola de lana cardada higienizada para explicar el proceso de hilado en actividades escolares o en demostraciones de procesos tecnológicos relacionados con el textil. Conjunto de enganche proximal.

En la actualidad se usan modelos con enganches metálicos en extremo distal o el proximal. Ver vídeo (en inglés). La técnica de hilado exige práctica y cierta destreza. Obtener un hilo continuo y uniforme no es algo inmediato o sencillo, depende fundamentalmente de la colocación de la lana en la mano y del movimiento de los dedos, soltando y estirando el hilo. En el entorno tradicional se utilizaban varas con ramificaciones abiertas o cerradas (Eugenio Monesma1) para facilitar el proceso. Recomendamos el fantástico video de Eugenio Monesma2 para comprender el laborioso proceso de la obtención de tejidos con hilo.

De la piel a la tela
Dejando a un lado la visión romántica y errónea de humanos prehistóricos recorriendo desnudos la faz de la tierra, la arqueología moderna se plantea en qué momento de la prehistoria se introducen las fibras vegetales como complemento o sustitución de las prendas de piel, así como los procesos de transformación de las plantas en fibras susceptibles de convertirse en paños o tejidos (tanto las fibras vegetales como las animales precisan de procesos previos<(span> a su hilado, algunos my laboriosos). Entre hace 50.000 y 45.000 años, en el "Abri du Maras" (Paleolítico Medio, Francia), se hallaron restos de fibras vegetales retorcidas (a partir de fibras de conífera), adheridas a una lasca Levallois (Nature 2020). Se trataría por tanto del indicio de torsión de fibras vegetales más antiguo.Todo parece indicar, sin embargo, que es en el Paleolítico Superior cuando el ser humano desarrolla de forma amplia habilidades de trenzado de fibras vegetales para la elaboración de cordones, cuerdas e hilos. Además de agujas perforadas muy finas (que sin duda sirvieron para coser) o anzuelos (el problema es saber si fueron engarzados con hilos de tendón o de fibras vegetales), encontramos numerosos indicios de objetos que de forma indirecta, soportan esta idea, desde enterramientos con ajuares a base de colgantes y botones, a las famosas venus paleolíticas, muchas de las cuales portan, a modo de indumentaria, faldellines (DonsMaps), gorros, cinturones, collares, etc. Algunas de estas prendas estuvieran profusamente decoradas con objetos de pequeño tamaño, unidas sin duda a la prenda mediante cosido. En Georgia, en la cueva de Dzudzuana, se hallaron fibras de lino que según la investigación se usaron para fabricar hilos (se ignora si fue hilado a mano o mediante fusayola). A lo largo de toda la secuencia, que va del paleolítico superior al neolítico, se documentaron fibras de lino retorcidas. Las más antiguas datan entre 34.000 y 32.000 y algunas incluso fueron teñidas con pigmentos (Science 325, 2009Elmundo). Este hallazgo retrasa aún más el uso de las fibras vegetales en el Paleolítico Superior, ya que las halladas en el yacimiento de Dolni Vestonice (República Checha), tenían una antigüedad de 28.000 años, o los 30.000 de la hallada en la Cueva de Ardales (Málaga), que sirvió para facilitar el acceso a zonas elevadas de la cueva con pinturas rupestres (Prehistorialdia)
En el yacimiento ruso de Zaraisk, se halló un objeto de forma troncocónica, perforado (posible fusayola), elaborado en marfil de mamut (Antiquity 82, 2008), que podría haber servido como volante de inercia para tareas de hilado o quizá de perforado con taladro rotatorio de mano (prehistorialdia). De época Gravetiense, remontaría el origen de las primeras fusayolas para hilados a los 22.000 - 16.000 años.

Actividad textil y tejidos
Desde el Paleolítico Medio y durante el Paleolítico Superior, nuestros antepasados aprendieron a obtener y transformar fibras vegetales, primero en cuerdas sencillas y después en hilos, para la confección de pequeñas prendas y complementos. Pero es a partir del Neolítico cuando los hallazgos se multiplican y ya tenemos perfectamente documentada la actividad textil. El lino y la lana, fueron las materias primas más utilizadas. Con la ayuda de sencillos sistemas rotatorios en suspensión (husillo y fusayola), se obtendrían hilos con los que elaborar tejidos en telares. Desde hace más de 8.000 años, ya están documentados los telares de pesas en Europa. En el Calcolítico, asistimos a un auge de la industria textil (Arqueología y territorio).

Reseñas

Escribe tu opinión

Kit de hilado

Kit de hilado

Kit de hilado (20 x 4 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados