Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.

Hacha pulida 4

PLIPP001

Nuevo

Réplica de hacha pulida neolítica (18.5 x 6 x 2.5)

Más detalles

24,79 €

Información

Réplica en resina de hacha pulida
Realizada a partir de una reproducción en serpentina basada en paralelos arqueológicos del neolítico francés de Bernon (Morbihan, hace 6400 años, tipología alpina). Este tipo de hachas con un pulido fuera de lo común (en ocasiones elaboradas en soportes como la serpentina o la jadeíta que producen piezas pulidas de color verdoso, y con perforaciones en el extremo), geometría subtriangular y extremo distal apuntado, tuvieron especial relevancia en el neolítico europeo hace unos 6000 años. Con un importante centro de producción en los Alpes italianos, estas piezas fueron objeto de un intenso comercio hacia Suiza, Francia, Alemania, Dinamarca o el norte de España. Probablemente no fueron utilizadas para corte de troncos sino como modelo de expresión social y prestigio (Petrequin). Algunas de estas hachas fueron incluso objeto de grabados en roca (European Journal of Archaeology)

Las primeras hachas y azuelas
Cuando nos hablan de hachas pulidas enseguida pensamos en el concepto clásico de neolítico (CuPAUAM 2007) o "Edad de la piedra nueva" en referencia al pulimento. Pero desde hace unos años esta percepción clásica se tambalea debido a una serie de hallazgos, antaños específicos del neolítico, que nos cuentan que la transición de la economía basada en la caza y la recolección a los sistemas de producción agrícolas y ganaderos no fue igual en todas partes, ni siquiera en lo sustancial. Desde cerámicas con cronología paleolítica (Yuchanan, 18ka, PNAS 2009 o Xianrendong, 20ka, Science 2012), hasta hachas modificadas por abrasión con antigüedades fuera de lo común que plantean su orígen en momentos tempranos del paleolítico superior, como en Arnhem Land -35ka- (Geneste, Cambridge archaeological Journal, 2012), Windjana Gorge -30Ka- (Geoff Vivian), Hinatabayashi -35ka- y otros lugares de Japón, China y Siberia. Estos hallazgos sugieren una tradición previa, algún tipo de soporte tallado que con el tiempo evolucionase hacia esos primeros soportes pulimentados paleolíticos, tal y como sugiere Geneste para los yacimientos de Sahul en Australia, Bobongara y Kosipe en Papúa Nuev Guinea (Nature 1986, Science 2010 pdf), con cronologías que oscilan entre los 44 y los 49.000 años (Geneste et al, pp 13). Habrá que esperar sin embargo al Mesolítico para encontrar láminas de piedra y hachas pulidas enmangadas (por ejemplo en el Maglemosiense de Dinamarca y Escandinavia -Schozt 7 o Star Carr-, ver igualmente Valdeyron 2011). Finalmente, este tipo de herramienta la encontraremos plenamente desarrollada durante el neolítico (Stone Axe Studies 2011), bien a través del estudio traceológico (Bouard 1987), o a través de excepcionales hallazgos generalmente procedentes de yacimientos palafiticos y turberas.

Si nos centramos en las hachas pulidas europeas (de cronología neolítica), estamos ante un proceso técnico que mezcla la talla, el piqueteo y la abrasión o pulimento (total o parcial, ver Barkai 2011) de rocas generalmente duras (de tipo metamórfico como la ofita, serpentina, anfibolita, fibrolitas y silimanitas, etc (Cardoso, 2009), o el propio sílex. A estos procesos habría que añadir el de enmangado y como no, la búsqueda y transporte del mineral.

Su funcionalidad está ligada con el trabajo de la madera (corte de troncos -filo con extremo cortante-, y alisado de tablas -filo en bisel-) y otras funciones como el desbroce del terreno (Trabajos de Prehistoria 2008), la extracción de sal (Figuls 2010), o la minería (Trabajos de Prehistoria 1996), incluso algunas se utilizaron perforadas a modo de colgantes (Antequera, Efrén Fernández), ofrendas (también denominadas hachas votivas, Armendáriz pág 233, asociadas o no a puntas de flecha en contextos tumulares y megalíticos), o para percutir directamente sin enmangue alguno, de ahí la variada tipología de hachas y martillos pulidos existente (Arqueología y Territorio 2005, analítica en Munibe 1973) y sus diferentes acabados (ver por ejemplo el corpus de materiales pulimentados de Huesca, Navarra o Vizcaya, clasificación analítica).

Proceso de corte experimental con hachas pulidas (Matieres á penser)

Algunas hachas pulidas neolíticas y bifaces paleolíticos han sido consideradas por la cultura popular (fundamentalmente rural) como objetos divinos y celestes ya que pensaban que se formaban cuando "un rayo caía en el suelo". Son las llamadas "piedras de rayo" o ceraunias. A pesar del peso de la tradición popular (inconsistente en muchos casos), algunos autores señalan su posíble uso simbólico en la Edad del Hierro (BSA Arqueología, 2012).

© MLC

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Hacha pulida 4

Hacha pulida 4

Réplica de hacha pulida neolítica (18.5 x 6 x 2.5)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados

Hacha pulida 4 https://paleomanias.com/34-large/hacha-pulida4.jpg <p><strong>Réplica en resina de hacha pulida </strong><br /> Realizada a partir de una reproducción en serpentina basada en paralelos arqueológicos del neolítico francés de <a href="http://www.kerdonis.fr/ZPREHISTOIRE/wpimages/wp0_wp80a53dba.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Bernon</span></a> (Morbihan, hace 6400 años, tipología alpina). Este tipo de hachas con un pulido fuera de lo común (en ocasiones elaboradas en soportes como la serpentina o la jadeíta que producen piezas pulidas de color verdoso, y con perforaciones en el extremo), geometría subtriangular y extremo distal apuntado, tuvieron especial relevancia en el neolítico europeo hace unos 6000 años. Con un importante centro de producción en los <a href="http://www.inrap.fr/userdata/flash/Les-haches-de-Vendeuil-new/datas/pdf/HachesVendeuil.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Alpes italianos</span></a>, estas piezas fueron objeto de un intenso comercio hacia Suiza, Francia, Alemania, Dinamarca o el norte de España. Probablemente no fueron utilizadas para corte de troncos sino como modelo de expresión social y prestigio (<a href="http://www.musee-archeologienationale.fr/objet/depot-de-haches-polies" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Petrequin</span></a>). Algunas de estas hachas fueron incluso objeto de grabados en roca (<em><a href="http://www.academia.edu/1954861/La_Chronologie_des_haches_polies_dites_de_prestige_dans_la_moitie_ouest_de_la_France_2_" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">European Journal of Archaeology</span></a></em>)</p> <p><strong>Las primeras hachas y azuelas</strong><br /> Cuando nos hablan de hachas pulidas enseguida pensamos en el concepto clásico de <a href="http://www.uam.es/otros/cupauam/pdf/Cupauam33/3301.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">neolítico</span></a> (<em>CuPAUAM 2007</em>) o "<em>Edad de la piedra nueva</em>" en referencia al pulimento. Pero desde hace unos años esta percepción clásica se tambalea debido a una serie de hallazgos, antaños específicos del neolítico, que nos cuentan que la transición de la economía basada en la caza y la recolección a los sistemas de producción agrícolas y ganaderos no fue igual en todas partes, ni siquiera en lo sustancial. Desde <em><a href="http://www.hnmuseum.com/hnmuseum/eng/whatson/exhibition/images/kg/2.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">cerámicas con</span> </a></em><a href="http://www.hnmuseum.com/hnmuseum/eng/whatson/exhibition/images/kg/2.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">cronología paleolítica</span></a> (<em>Yuchanan, 18ka, <a href="http://www.pnas.org/content/early/2009/06/01/0900539106.abstract" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">PNAS 2009</span></a> o Xianrendong, 20ka, <a href="http://www.sciencemag.org/content/336/6089/1696" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Science 2012</span></a></em>), hasta hachas modificadas por abrasión con antigüedades fuera de lo común que plantean su orígen en <a href="http://prehistorialdia.blogspot.com.es/2014/04/el-origen-de-las-hachas-pulimentadas.html#.U6vnQY1_svt" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">momentos tempranos del paleolítico superior</span></a>, como en <a href="https://htmlcdn.scribd.com/3mmaju7j5s21mf9v/images/7-b230bc2431.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Arnhem Land</span></a> -35ka- (<em>Geneste, <a href="https://www.academia.edu/2385497/The_Origins_of_Ground-edge_Axes_New_Findings_from_Nawarla_Gabarnmang_Arnhem_Land_Australia_and_Global_Implications_for_the_Evolution_of_Fully_Modern_" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Cambridge archaeological Journal</span></a>, 2012</em>), <a href="http://cdn.phys.org/newman/gfx/news/2014/newfindchall.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Windjana Gorge</span></a> -30Ka- (<a href="http://phys.org/news/2014-04-simple-australian-artefacts-assumption.html" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Geoff Vivian</span></a>), <span style="color:#8f28fe;"><a href="http://1.bp.blogspot.com/-7muZkdJytTo/U0cqHbp5wkI/AAAAAAAAC1c/096IIsryM2c/s1600/distribution-eup-sites.jpg" target="_blank">Hinatabayashi</a> </span>-35ka- y otros lugares de Japón, China y Siberia. Estos hallazgos sugieren una tradición previa, <a href="http://www.sciencemag.org/content/330/6000/78/F2.large.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">algún tipo de soporte tallado</span></a> que con el tiempo evolucionase hacia esos primeros soportes pulimentados paleolíticos, tal y como sugiere Geneste para los yacimientos de Sahul en Australia, Bobongara y Kosipe en Papúa Nuev Guinea (<em><a href="http://www.nature.com/nature/journal/v324/n6096/abs/324453a0.html" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Nature 1986</span></a></em>, <em><a href="http://www.sciencemag.org/content/330/6000/78.full" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Science 2010</span></a> <a href="http://www.anthro.utah.edu/PDFs/journal_club/Summerhays_et10EarlyDatesNGhighlands.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">pdf</span></a></em>), con cronologías que oscilan entre los 44 y los 49.000 años (<em><a href="https://www.academia.edu/2385497/The_Origins_of_Ground-edge_Axes_New_Findings_from_Nawarla_Gabarnmang_Arnhem_Land_Australia_and_Global_Implications_for_the_Evolution_of_Fully_Modern_" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Geneste et al, pp 13</span></a></em>). Habrá que esperar sin embargo al Mesolítico para encontrar láminas de piedra y hachas pulidas enmangadas (por ejemplo en el <a href="http://www.academia.edu/5670921/The_Maglemose_Culture._The_reconstruction_of_the_social_organization_of_a_mesolithic_culture_in_Northern_Europe" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Maglemosiense</span></a> de Dinamarca y Escandinavia -<a href="http://theses.univ-lyon2.fr/documents/getpart.php?id=lyon2.2001.thirault_e%E2%88%82=180602" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Schozt 7 o Star Carr</span></a><em>-, ver igualmente <a href="http://www.academia.edu/1111263/Derniers_chasseurs_et_premiers_bucherons_la_question_des_haches_et_des_herminettes_dans_le_Mesolithique_europeen" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Valdeyron 2011</span></a></em>). Finalmente, este tipo de herramienta la encontraremos plenamente desarrollada durante el <a href="http://www.academia.edu/2029602/Neolithic_polished_stone_axes_and_hafting_systems_Technical_use_and_social_function_at_the_Neolithic_lakeside_settlements_of_Chalain_and_Clairvaux" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">neolítico</span></a> (<em>Stone Axe Studies 2011</em>), bien a través del estudio traceológico (<em><a href="http://www.persee.fr/web/ouvrages/home/prescript/article/mom_0766-0510_1987_act_15_1_1708" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Bouard 1987</span></a></em>), o a través de excepcionales hallazgos generalmente procedentes de <a href="https://www-persee-fr.bibliopam-evry.univ-evry.fr/web/ouvrages/home/prescript/article/mom_0766-0510_1987_act_15_1_1710" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">yacimientos palafiticos</span></a> y turberas.</p> <p>Si nos centramos en las hachas pulidas europeas (de cronología neolítica), estamos ante un proceso técnico que mezcla la talla, el piqueteo y la abrasión o pulimento (<em>total o parcial, ver <a href="http://archaeology.tau.ac.il/wp-content/uploads/2013/01/BarkaiStoneAxeStudiesIII.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Barkai 2011</span></a></em>) de rocas generalmente duras (de tipo metamórfico como la <a href="http://4.bp.blogspot.com/-56G_PzDwFNc/Uksi6858-bI/AAAAAAAAPfc/KzVidzUZPZQ/s1600/cincel+1.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">ofita</span></a>, <a href="http://a406.idata.over-blog.com/4/25/41/68/haches-francaise2/serpentine.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">serpentina</span></a>, anfibolita, <a href="http://2.bp.blogspot.com/-mkq66XDjiRc/UzMdbe7UzOI/AAAAAAAABEo/PIXNuubyNX4/s1600/IMG_6669.JPG"><span style="color:#8f28fe;">fibrolitas y silimanitas</span></a>, etc (<em><a href="http://www.academia.edu/6921944/Raw_materials_in_the_Neolithic-Aeneolithic_of_the_Iberian_Peninsula" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Cardoso, 2009</span></a></em>), o el propio <a href="http://a407.idata.over-blog.com/4/25/41/68/hache-emmanchees/hache-francaise/Image_4651.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">sílex</span></a>. A estos procesos habría que añadir el de enmangado y como no, la búsqueda y transporte del mineral.</p> <p>Su <strong>funcionalidad</strong> está ligada con el trabajo de la madera (corte de troncos -filo con extremo cortante-, y alisado de tablas -filo en bisel-) y otras funciones como el <a href="http://tp.revistas.csic.es/index.php/tp/article/viewFile/135/136" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">desbroce del terreno</span></a> (<em>Trabajos de Prehistoria 2008</em>), la extracción de sal (<em><a href="http://hal-paris1.archives-ouvertes.fr/docs/00/59/26/05/PDF/Art_Figuls_et_al_Cadiz2010_red.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Figuls 2010</span></a></em>), o la <a href="https://www.google.es/url?sa=t&amp;rct=j&amp;q=&amp;esrc=s&amp;source=web&amp;cd=9&amp;cad=rja&amp;uact=8&amp;ved=0CFMQFjAI&amp;url=http%3A%2F%2Ftp.revistas.csic.es%2Findex.php%2Ftp%2Farticle%2Fdownload%2F405%2F413&amp;ei=N4fBU-60NIqp0QXMlIGICg&amp;usg=AFQjCNHNzdNifxQHXcO0BwLGePLe6cT-3w&amp;bvm=bv.70810081,d.d2k" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">minería</span></a> (<em>Trabajos de Prehistoria 1996</em>), incluso algunas se utilizaron <a href="http://andaluciainformacion.es/cms/media/articulos/articulos-145447.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">perforadas</span></a> a modo de colgantes (<em>Antequera, Efrén Fernández</em>), ofrendas (también denominadas <a href="http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/71467/1/Aportacion_al_estudio_de_los_yacimientos.pdf?origin=publication_detail" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">hachas votivas</span></a><em>,</em> <em>Armendáriz pág 233,</em> asociadas o no a puntas de flecha en contextos tumulares y megalíticos), o para percutir directamente sin enmangue alguno, de ahí la variada <a href="http://www.ugr.es/~arqueologyterritorio/PDF2/GarciaG.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">tipología de hachas y martillos pulidos</span></a> existente (<em>Arqueología y Territorio 2005, </em><a href="http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1973203208.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">analítica</span></a><em> en Munibe 1973</em>) y sus diferentes acabados (ver por ejemplo el corpus de materiales pulimentados de <a href="http://www.iea.es/_docum/cea_11.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Huesca</span></a>, <a href="http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/AAA7D0DF-D77D-48B4-9C20-752CC34F2F81/224876/Gonzalez.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Navarra</span></a><em> o </em><a href="http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1995127139AA.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Vizcaya</span></a>, <a href="http://www.ugr.es/~arqueologyterritorio/Artics2/Arti2_9.htm" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">clasificación analítica</span></a>).</p> <p>Proceso de <a href="http://matieresapenser.fr.gd/__-Couper-un-arbre--ar-.htm" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">corte experimental con hachas pulidas</span></a> (<em>Matieres á penser</em>)</p> <p>Algunas hachas pulidas neolíticas y bifaces paleolíticos han sido consideradas por la cultura popular (fundamentalmente rural) como objetos divinos y celestes ya que pensaban que se formaban cuando "<a href="http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/hachas-prehist-ricas-piedras-del-rayo-la-espada-del-h-roe#.U8GIMY1_svs" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">un rayo caía en el suelo</span></a>". Son las llamadas "<a href="http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/hachas-prehist-ricas-piedras-del-rayo-la-espada-del-h-roe" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">piedras de rayo</span></a>" o <em>ceraunias</em>. A pesar del peso de la tradición popular (inconsistente en muchos casos), algunos autores señalan su posíble <a href="http://www.academia.edu/3689036/Una_piedra_del_rayo_recuperada_en_el_oppidum_de_Monte_Bernorio_Villaren_Palencia_._Sobre_la_ceraunia_en_la_Cantabria_prerromana" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">uso simbólico en la Edad del Hierro</span></a> (<em>BSA Arqueología, 2012</em>).</p> <p><strong>© MLC</strong></p> reproducciones-replicas-arqueologicas-mesolitico-neolitico 24.79 EUR in_stock