Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.

Hacha pulida 3

PLIPP005

Nuevo

Réplica de hacha pulida 3 Neo/Cal (21 x 6 x 3 cm)

Más detalles

29,75 €

Información

Réplica en resina de hacha pulida
Elaborada a partir de original en ofita. Pieza alargada de 21 cm, espesa, con bordes verticales y sección rectangular. Neolítico final e inicios de la Edad del Cobre. Inspirada en paralelos arqueológicos lacustres de Auvernier (Francia) y de la cultura Funnelbeaker de Escandinavia (TRB o TBK). Este tipo concreto de grandes hachas pulidas de sílex con longitudes que en ocasiones superan los 25 cm en los grupos TRB, no muestran señal alguna de uso o enmangue y tampoco aparecen en las sepulturas, encontrándose generalmente en depósitos, bien de forma aislada, o bien asociados a preformas, nódulos y cinceles de sílex (Stone Age Studies 2011, pp 400 y ss).
También es el recambio de la pieza pulida del hacha enmangada modelo PLICP004.

Las primeras hachas y azuelas
Cuando nos hablan de hachas pulidas enseguida pensamos en el concepto clásico de neolítico (CuPAUAM 2007) o "Edad de la piedra nueva" en referencia al pulimento. Pero desde hace unos años esta percepción clásica se tambalea debido a una serie de hallazgos, antaños específicos del neolítico, que nos cuentan que la transición de la economía basada en la caza y la recolección a los sistemas de producción agrícolas y ganaderos no fue igual en todas partes, ni siquiera en lo sustancial. Desde cerámicas con cronología paleolítica (Yuchanan, 18ka, PNAS 2009 o Xianrendong, 20ka, Science 2012), hasta hachas modificadas por abrasión con antigüedades fuera de lo común que plantean su orígen en momentos tempranos del paleolítico superior, como en Arnhem Land -35ka- (Geneste, Cambridge archaeological Journal, 2012), Windjana Gorge -30Ka- (Geoff Vivian), Hinatabayashi -35ka- y otros lugares de Japón, China y Siberia. Estos hallazgos sugieren una tradición previa, algún tipo de soporte tallado que con el tiempo evolucionase hacia esos primeros soportes pulimentados paleolíticos, tal y como sugiere Geneste para los yacimientos de Sahul en Australia, Bobongara y Kosipe en Papúa Nuev Guinea (Nature 1986, Science 2010 pdf), con cronologías que oscilan entre los 44 y los 49.000 años (Geneste et al, pp 13). Habrá que esperar sin embargo al Mesolítico para encontrar láminas de piedra y hachas pulidas enmangadas (por ejemplo en el Maglemosiense de Dinamarca y Escandinavia -Schozt 7 o Star Carr-, ver igualmente Valdeyron 2011). Finalmente, este tipo de herramienta la encontraremos plenamente desarrollada durante el neolítico (Stone Axe Studies 2011), bien a través del estudio traceológico (Bouard 1987), o a través de excepcionales hallazgos generalmente procedentes de yacimientos palafiticos y turberas.

Si nos centramos en las hachas pulidas europeas (de cronología neolítica), estamos ante un proceso técnico que mezcla la talla, el piqueteo y la abrasión o pulimento (total o parcial, ver Barkai 2011) de rocas generalmente duras (de tipo metamórfico como la ofita, serpentina, anfibolita, fibrolitas y silimanitas, etc (Cardoso, 2009), o el propio sílex. A estos procesos habría que añadir el de enmangado y como no, la búsqueda y transporte del mineral.

Su funcionalidad está ligada con el trabajo de la madera (corte de troncos -filo con extremo cortante-, y alisado de tablas -filo en bisel-) y otras funciones como el desbroce del terreno (Trabajos de Prehistoria 2008), la extracción de sal (Figuls 2010), o la minería (Trabajos de Prehistoria 1996), incluso algunas se utilizaron perforadas a modo de colgantes (Antequera, Efrén Fernández), ofrendas (también denominadas hachas votivas, Armendáriz pág 233, asociadas o no a puntas de flecha en contextos tumulares y megalíticos), o para percutir directamente sin enmangue alguno, de ahí la variada tipología de hachas y martillos pulidos existente (Arqueología y Territorio 2005, analítica en Munibe 1973) y sus diferentes acabados (ver por ejemplo el corpus de materiales pulimentados de Huesca, Navarra o Vizcaya, clasificación analítica).

Proceso de corte experimental con hachas pulidas (Matieres á penser)

Algunas hachas pulidas neolíticas y bifaces paleolíticos han sido consideradas por la cultura popular (fundamentalmente rural) como objetos divinos y celestes ya que pensaban que se formaban cuando "un rayo caía en el suelo". Son las llamadas "piedras de rayo" o ceraunias. A pesar del peso de la tradición popular (inconsistente en muchos casos), algunos autores señalan su posíble uso simbólico en la Edad del Hierro (BSA Arqueología, 2012).

© Paleomanias

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Hacha pulida 3

Hacha pulida 3

Réplica de hacha pulida 3 Neo/Cal (21 x 6 x 3 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados

Hacha pulida 3 https://paleomanias.com/43-large/hacha-pulida3-calcolitico.jpg <p><strong>Réplica en resina de hacha pulida</strong><br />Elaborada a partir de original en ofita. Pieza alargada de 21 cm, espesa, con bordes <a href="http://a395.idata.over-blog.com/4/25/41/68/Danois-II/danishaxe46.jpg"><span style="color:#8f28fe;">verticales</span></a> y sección rectangular. Neolítico final e inicios de la Edad del Cobre. Inspirada en paralelos arqueológicos lacustres de <a href="https://www-persee-fr.bibliopam-evry.univ-evry.fr/web/ouvrages/home/prescript/article/mom_0766-0510_1987_act_15_1_1713" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Auvernier</span></a> (Francia) y de la cultura <a href="https://html2-f.scribdassets.com/xdcphse810kp9s/images/6-94f1716693.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Funnelbeaker</span></a> de Escandinavia (TRB o TBK). Este tipo concreto de grandes hachas pulidas de sílex con longitudes que en ocasiones superan los 25 cm en los grupos TRB, no muestran señal alguna de uso o enmangue y tampoco aparecen en las sepulturas, encontrándose generalmente en depósitos, bien de forma aislada, o bien asociados a preformas, nódulos y cinceles de sílex (<em><a href="http://www.academia.edu/635604/Changing_contexts_changing_meanings_Flint_axes_in_Middle_and_Late_Neolithic_communities_in_the_northern_Netherlands" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Stone Age Studies 2011</span></a>, pp 400 y ss</em>).<br /> También es el recambio de la pieza pulida del <strong>hacha enmangada</strong> modelo <a class="btn btn-default" href="http://paleomanias.com/mesolitico-y-neolitico/81-hacha-enmangada1.html" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">PLICP004</span></a>.</p> <p><strong>Las primeras hachas y azuelas</strong><br /> Cuando nos hablan de hachas pulidas enseguida pensamos en el concepto clásico de <a href="http://www.uam.es/otros/cupauam/pdf/Cupauam33/3301.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">neolítico</span></a> (<em>CuPAUAM 2007</em>) o "<em>Edad de la piedra nueva</em>" en referencia al pulimento. Pero desde hace unos años esta percepción clásica se tambalea debido a una serie de hallazgos, antaños específicos del neolítico, que nos cuentan que la transición de la economía basada en la caza y la recolección a los sistemas de producción agrícolas y ganaderos no fue igual en todas partes, ni siquiera en lo sustancial. Desde <em><a href="http://www.hnmuseum.com/hnmuseum/eng/whatson/exhibition/images/kg/2.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">cerámicas con</span> </a></em><a href="http://www.hnmuseum.com/hnmuseum/eng/whatson/exhibition/images/kg/2.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">cronología paleolítica</span></a> (<em>Yuchanan, 18ka, <a href="http://www.pnas.org/content/early/2009/06/01/0900539106.abstract" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">PNAS 2009</span></a> o Xianrendong, 20ka, <a href="http://www.sciencemag.org/content/336/6089/1696" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Science 2012</span></a></em>), hasta hachas modificadas por abrasión con antigüedades fuera de lo común que plantean su orígen en <a href="http://prehistorialdia.blogspot.com.es/2014/04/el-origen-de-las-hachas-pulimentadas.html#.U6vnQY1_svt" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">momentos tempranos del paleolítico superior</span></a>, como en <a href="https://htmlcdn.scribd.com/3mmaju7j5s21mf9v/images/7-b230bc2431.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Arnhem Land</span></a> -35ka- (<em>Geneste, <a href="https://www.academia.edu/2385497/The_Origins_of_Ground-edge_Axes_New_Findings_from_Nawarla_Gabarnmang_Arnhem_Land_Australia_and_Global_Implications_for_the_Evolution_of_Fully_Modern_" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Cambridge archaeological Journal</span></a>, 2012</em>), <a href="http://cdn.phys.org/newman/gfx/news/2014/newfindchall.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Windjana Gorge</span></a> -30Ka- (<a href="http://phys.org/news/2014-04-simple-australian-artefacts-assumption.html" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Geoff Vivian</span></a>), <span style="color:#8f28fe;"><a href="http://1.bp.blogspot.com/-7muZkdJytTo/U0cqHbp5wkI/AAAAAAAAC1c/096IIsryM2c/s1600/distribution-eup-sites.jpg" target="_blank">Hinatabayashi</a> </span>-35ka- y otros lugares de Japón, China y Siberia. Estos hallazgos sugieren una tradición previa, <a href="http://www.sciencemag.org/content/330/6000/78/F2.large.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">algún tipo de soporte tallado</span></a> que con el tiempo evolucionase hacia esos primeros soportes pulimentados paleolíticos, tal y como sugiere Geneste para los yacimientos de Sahul en Australia, Bobongara y Kosipe en Papúa Nuev Guinea (<em><a href="http://www.nature.com/nature/journal/v324/n6096/abs/324453a0.html" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Nature 1986</span></a></em>, <em><a href="http://www.sciencemag.org/content/330/6000/78.full" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Science 2010</span></a> <a href="http://www.anthro.utah.edu/PDFs/journal_club/Summerhays_et10EarlyDatesNGhighlands.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">pdf</span></a></em>), con cronologías que oscilan entre los 44 y los 49.000 años (<em><a href="https://www.academia.edu/2385497/The_Origins_of_Ground-edge_Axes_New_Findings_from_Nawarla_Gabarnmang_Arnhem_Land_Australia_and_Global_Implications_for_the_Evolution_of_Fully_Modern_" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Geneste et al, pp 13</span></a></em>). Habrá que esperar sin embargo al Mesolítico para encontrar láminas de piedra y hachas pulidas enmangadas (por ejemplo en el <a href="http://www.academia.edu/5670921/The_Maglemose_Culture._The_reconstruction_of_the_social_organization_of_a_mesolithic_culture_in_Northern_Europe" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Maglemosiense</span></a> de Dinamarca y Escandinavia -<a href="http://theses.univ-lyon2.fr/documents/getpart.php?id=lyon2.2001.thirault_e%E2%88%82=180602" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Schozt 7 o Star Carr</span></a><em>-, ver igualmente <a href="http://www.academia.edu/1111263/Derniers_chasseurs_et_premiers_bucherons_la_question_des_haches_et_des_herminettes_dans_le_Mesolithique_europeen" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Valdeyron 2011</span></a></em>). Finalmente, este tipo de herramienta la encontraremos plenamente desarrollada durante el <a href="http://www.academia.edu/2029602/Neolithic_polished_stone_axes_and_hafting_systems_Technical_use_and_social_function_at_the_Neolithic_lakeside_settlements_of_Chalain_and_Clairvaux" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">neolítico</span></a> (<em>Stone Axe Studies 2011</em>), bien a través del estudio traceológico (<em><a href="http://www.persee.fr/web/ouvrages/home/prescript/article/mom_0766-0510_1987_act_15_1_1708" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Bouard 1987</span></a></em>), o a través de excepcionales hallazgos generalmente procedentes de <a href="https://www-persee-fr.bibliopam-evry.univ-evry.fr/web/ouvrages/home/prescript/article/mom_0766-0510_1987_act_15_1_1710" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">yacimientos palafiticos</span></a> y turberas.</p> <p>Si nos centramos en las hachas pulidas europeas (de cronología neolítica), estamos ante un proceso técnico que mezcla la talla, el piqueteo y la abrasión o pulimento (<em>total o parcial, ver <a href="http://archaeology.tau.ac.il/wp-content/uploads/2013/01/BarkaiStoneAxeStudiesIII.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Barkai 2011</span></a></em>) de rocas generalmente duras (de tipo metamórfico como la <a href="http://4.bp.blogspot.com/-56G_PzDwFNc/Uksi6858-bI/AAAAAAAAPfc/KzVidzUZPZQ/s1600/cincel+1.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">ofita</span></a>, <a href="http://a406.idata.over-blog.com/4/25/41/68/haches-francaise2/serpentine.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">serpentina</span></a>, anfibolita, <a href="http://2.bp.blogspot.com/-mkq66XDjiRc/UzMdbe7UzOI/AAAAAAAABEo/PIXNuubyNX4/s1600/IMG_6669.JPG"><span style="color:#8f28fe;">fibrolitas y silimanitas</span></a>, etc (<em><a href="http://www.academia.edu/6921944/Raw_materials_in_the_Neolithic-Aeneolithic_of_the_Iberian_Peninsula" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Cardoso, 2009</span></a></em>), o el propio <a href="http://a407.idata.over-blog.com/4/25/41/68/hache-emmanchees/hache-francaise/Image_4651.JPG" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">sílex</span></a>. A estos procesos habría que añadir el de enmangado y como no, la búsqueda y transporte del mineral.</p> <p>Su <strong>funcionalidad</strong> está ligada con el trabajo de la madera (corte de troncos -filo con extremo cortante-, y alisado de tablas -filo en bisel-) y otras funciones como el <a href="http://tp.revistas.csic.es/index.php/tp/article/viewFile/135/136" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">desbroce del terreno</span></a> (<em>Trabajos de Prehistoria 2008</em>), la extracción de sal (<em><a href="http://hal-paris1.archives-ouvertes.fr/docs/00/59/26/05/PDF/Art_Figuls_et_al_Cadiz2010_red.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Figuls 2010</span></a></em>), o la <a href="https://www.google.es/url?sa=t&amp;rct=j&amp;q=&amp;esrc=s&amp;source=web&amp;cd=9&amp;cad=rja&amp;uact=8&amp;ved=0CFMQFjAI&amp;url=http%3A%2F%2Ftp.revistas.csic.es%2Findex.php%2Ftp%2Farticle%2Fdownload%2F405%2F413&amp;ei=N4fBU-60NIqp0QXMlIGICg&amp;usg=AFQjCNHNzdNifxQHXcO0BwLGePLe6cT-3w&amp;bvm=bv.70810081,d.d2k" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">minería</span></a> (<em>Trabajos de Prehistoria 1996</em>), incluso algunas se utilizaron <a href="http://andaluciainformacion.es/cms/media/articulos/articulos-145447.jpg" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">perforadas</span></a> a modo de colgantes (<em>Antequera, Efrén Fernández</em>), ofrendas (también denominadas <a href="http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/71467/1/Aportacion_al_estudio_de_los_yacimientos.pdf?origin=publication_detail" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">hachas votivas</span></a><em>,</em> <em>Armendáriz pág 233,</em> asociadas o no a puntas de flecha en contextos tumulares y megalíticos), o para percutir directamente sin enmangue alguno, de ahí la variada <a href="http://www.ugr.es/~arqueologyterritorio/PDF2/GarciaG.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">tipología de hachas y martillos pulidos</span></a> existente (<em>Arqueología y Territorio 2005, </em><a href="http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1973203208.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">analítica</span></a><em> en Munibe 1973</em>) y sus diferentes acabados (ver por ejemplo el corpus de materiales pulimentados de <a href="http://www.iea.es/_docum/cea_11.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Huesca</span></a>, <a href="http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/AAA7D0DF-D77D-48B4-9C20-752CC34F2F81/224876/Gonzalez.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Navarra</span></a><em> o </em><a href="http://www.aranzadi-zientziak.org/fileadmin/docs/Munibe/1995127139AA.pdf" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">Vizcaya</span></a>, <a href="http://www.ugr.es/~arqueologyterritorio/Artics2/Arti2_9.htm" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">clasificación analítica</span></a>).</p> <p>Proceso de <a href="http://matieresapenser.fr.gd/__-Couper-un-arbre--ar-.htm" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">corte experimental con hachas pulidas</span></a> (<em>Matieres á penser</em>)</p> <p>Algunas hachas pulidas neolíticas y bifaces paleolíticos han sido consideradas por la cultura popular (fundamentalmente rural) como objetos divinos y celestes ya que pensaban que se formaban cuando "<a href="http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/hachas-prehist-ricas-piedras-del-rayo-la-espada-del-h-roe#.U8GIMY1_svs" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">un rayo caía en el suelo</span></a>". Son las llamadas "<a href="http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/hachas-prehist-ricas-piedras-del-rayo-la-espada-del-h-roe" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">piedras de rayo</span></a>" o <em>ceraunias</em>. A pesar del peso de la tradición popular (inconsistente en muchos casos), algunos autores señalan su posíble <a href="http://www.academia.edu/3689036/Una_piedra_del_rayo_recuperada_en_el_oppidum_de_Monte_Bernorio_Villaren_Palencia_._Sobre_la_ceraunia_en_la_Cantabria_prerromana" target="_blank"><span style="color:#8f28fe;">uso simbólico en la Edad del Hierro</span></a> (<em>BSA Arqueología, 2012</em>).</p> <p><strong>© Paleomanias</strong></p> reproducciones-replicas-calcolitico 29.75 EUR in_stock