Este sitio emplea cookies para prestar sus servicios, para personalizar sus avisos y para analizar el tráfico. También recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Puedes acceder a nuestras políticas de cookies en este enlace.
Resuelve tus dudas por WhatsApp
Ungüentario de vidrio Ver más grande

Vidrio romano. Ungüentario

REPVA014

Nuevo

Ungüentario romano de vidrio ( 17 x 3 cm)

Más detalles

Este producto ya no está disponible

25,62 €

Información

Reproducción de ungüentario romano de vidrio
Reproducción mediante la técnica de soplado, de ungüentario tubular de cuello mucho más largo que el depósito, que es ligeramente acampanado y con rehundimientos verticales decorativos. Base plana y boca exvasada con labio engrosado. Lígeros tonos verdosos. Ejemplos similares han aparecido en región Húngara de Pannonia con una cronología que ronda el siglo IV - Vd.C (Tipos I10 - I11 según Kata Devai, AAASH 67, 2016)
El uso principal de los ungüentarios era como contenedores de perfume y esencias. Muchos presentaban dosificador, dado que los perfumes tenían enotnces un precio muy elevado sólo accesible a las clases adineradas. También cumplieron otra función, la de formar parte de los ajuares funerarios, tanto masculinos como femeninos.

El ungüentario es una edición limitada y está elaborado siguiendo protocolos de arqueología experimental en vidrio soplado. Por este motivo, tanto el tamaño como la coloración y el envejecido, pueden variar sensiblemente de tonos traslúcidos a verdes.

Origen del vidrio
Todo parece indicar que las primeras producciones relativas al vidrio se remontan al tercer milenio a.C en Mesopotamia y Egipto bajo al forma de pequeñas cuentas y barritas. Hacia mediados del segundo milenio, y en ambas territorios, se documentan los primeros vasos, recipientes y demás objetos de vidrio obtenidos mediante diferentes técnicas como la cera perdida, el moldeo, los núcleos de arena o el tallado.
En el siglo Ia.C es cuando se desarrolla la técnica del soplado, probablemente en Siria y Egipto, y algo más tarde el soplado sobre molde (S Id.C), técnicas que permitirán producir grandes cantidades de objetos abaratando costes de producción. En poco tiempo, y gracias a las extensas redes comerciales de la época y a la expansión del imperio romano, el vidrio se convertirá en un elemento habitual de la civilización, con todo tipo de usos, desde láminas de vidrio para cerramiento de ventanas (RVP 2001), a menaje de vajilla, recipientes de uso funerario, almacenaje, adorno o piezas de juego. (E. Alonso Cereza UCM 2010).

¿De qué está hecho el vidrio?
El vidrio es un material transparente o translúcido no cristalino, duro y frágil, que se obtiene fundiendo una mezcla de sílice (supone el 75% de la mezcla, por lo que eran muy valoradas las que presentaban menos impurezas), fundente (sustancias que ayudan a disminuir la temperatura de fusión, principalmente la sosa, ya sea de origen mineral o vegetal. El fundente constituye el 20% de la mezcla), y cal en proporción del 5% (la cal aumenta la estabilidad química y mecánica del vidrio). Además se añadían otros elementos secundarios como el calcín (fragmentos de vidrio reutilizado), que aporta homogeneidad al producto final), oxidantes como el antimonio o el magnaneso para decolorar el color producido por las impurezas y colorantes a base de óxidos metálicos (E. Alonso Cereza, RAH 2005,176 y ss)

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Vidrio romano. Ungüentario

Vidrio romano. Ungüentario

Ungüentario romano de vidrio ( 17 x 3 cm)

Escribe tu opinión

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Productos relacionados